Sustine et abstine!

Una de las cuestiones más comunes frente a las rupturas y desilusiones amorosas es no aceptar la situación. Lamentablemente, cuesta aceptar que la otra persona —simplemente— ya no quiere estar con nosotros. Y, es frente a esto donde empezamos a sufrir vanamente.

Resultado de imagen para por que no quieres estar conmigo

Es interesante recordarlas palabras de papa Jaime en Te amo, pero soy feliz sin ti y es que el problema, en el fondo, es el apego. Es ese apego el que no nos permite ver más allá de esa persona a la que pensamos amar. Nuestra vida gira en torno a esta persona que sin ella no podemos apreciar la realidad tal cual es. No obstante, nada más falso que una Coca Cola en el desierto.

Ahora, sé que es difícil sobrellevar esta pérdida o duelo, sin embargo, quisiera nuevamente comentar las palabras de papa Jaime: la solución se encuentra en ti. Lamentablemente, para quien se encuentra en esta situación, no existe una verdad más dolorosa que está: tú tienes la solución. Y, es que pensamos que única solución y la mejor de todas se encuentra en la otra persona. Solamente cuando esta persona regrese a mí o esté conmigo todo se habrá solucionado, pensamos. Entonces, la solución ya no depende mí, sino más bien de la otra persona, ya que la solución a mis problemas está condiciona por la voluntad de la otra persona. Nuevamente, esto es falso.

En este sentido, quisiera recordarte una máxima de los estoicos atribuida a Epicteto:

Sustine et abstine, soporta y renuncia.

Y, es que frente a estas situaciones donde ya no depende de nosotros, lo que mejor que podemos hacer es soportar el dolor y la pérdida, así como renunciar a que la situación cambie o mejore ¿por qué? Porque, definitivamente, ya no depende de nosotros y, más bien, puede ser que todo lo que hagamos termine conllevando el efecto contrario al esperado.

Es que así que, finalmente, hay que tratar de buscar una vida mucho más racional y recordar el ideal del sabio estoico:

El sabio es dueño de sí, no se deja arrebatar por nada, no está a merced de los sucesos exteriores; puede ser feliz en medio de los mayores dolores y males. (Marías, 1980, p. 111).

Sólo me queda decirles, estimados lectores, que somos seres humanos en constante aprendizaje y este aprendizaje, muchas veces, no está excepto de errores y fracasos, sino que, más bien, estos constituyen parte importante para nuestro éxito. Tratemos de poner cada cosa en su justo lugar y, a la vez, a empezar a apreciar nuestra vida desde una distancia adecuada como un cuadro: demasiado cerca solo veremos una mancha, demasiado lejos sólo veremos grandes manchas, pero a la distancia adecuada apreciaremos el hermoso cuadro.

Atte. El Profe Charly

Bibliografía:

Marías, Julián (1980). Historia de la filosofía. 

Jaramillo, Jaime (2007). Te amo, pero soy feliz sin ti.

Anuncios

Acerca de El Profe Charly

Docente de Filosofía, emprendedor social, blogger e investigador.
Esta entrada fue publicada en Nostra vita, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s