La secta “Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial” y la existencia de dios padre y dios madre: un grave error teológico, lógico y biológico…

Nuevamente vuelvo a encontrarme con los vendedores (o misioneros) de la IDDSMM. En esta ocasión, una táctica es realizar una encuesta sobre conocimientos respecto a teología. La estratagema fue la siguiente:

¿Usted reconoce que todos los seres vivos tienen un padre y una madre? Por otro lado, ¿usted cree en Dios? Ahora, ¿usted cree que también exista un dios padre y dios madre?

Mi respuesta definitivamente fue un NO. No creo que exista un dios padre y dios madre —habiendo estudiado teología, era obvio que reconocía que tal cosa no fuera cierta— porque no se puede comparar totalmente nuestra naturaleza humana con Dios.

Intentaré explicarme de la siguiente manera:

En primer lugar, nosotros tenemos un padre y una madre ¿cierto? Mi pregunta es ¿por qué tenemos un padre y una madre? Obviamente, la respuesta es biológica.

Tenemos un padre y una madre porque necesitamos dos gametos (un espermatozoide y un óvulo) para ser concebidos o engendrados. A lo cual, quien brinda el espematozoide viene a ser nuestro padre (ser masculino) y quien brinda el óvulo viene a ser nuestra madre (ser femenino). Definitivamente, esto es simple, sin embargo, podría usar una palabra quizás más técnica: progenitores.

Adicionalmente, según la RAE:

progenitor, ra

Del lat. progenĭtor, -ōris.

1. m. y f. Pariente en línea recta ascendente de una persona.

2. m. y f. Biol. Ser vivo que origina a otro.

3. m. pl. El padre y la madre. (http://dle.rae.es/?id=UJ6el9I)

Ahora, también como sabemos en nuestro argot popular, no todo quien engrenda es padre o madre. Esto significa que, si bien es cierto, nuestros progenitos por naturaleza vendrían a ser nuestros padres, no siempre se cumple porque, en algunos casos, nuestros progenitores están ausentes y las figuras o roles de padre y madre vienen a ser realizados por personas que, a veces, ni siquiera tienen un vínculo sanguinero con nosotros. Pero, ¿por qué los consideramos padre o madre? Pues, por la sencilla razón de que ejercen dichas funciones que nuestros progenitores deberían realizar.

Entonces, ¿puede existir un dios padre y dios madre porque nosotros —siendo humanos— los tenemos? La respuesta, nuevamente, es NO. Por la sencilla razón de que poseemos un padre (progenitor) y madre (progenitora) porque somos concebidos o engrendrados por vía biológica.

En segundo lugar, se cae en una falacia lógica. Un gravísimo error conocido como afirmación del consecuenteEsto significa que si

A implica B y B es verdadero; entonces A es verdadero (http://sovmadrid.cnt.es/textos/falacias.pdf).

Pero, para este caso

Si Dios creo al hombre a su imagen y semejanza; macho y hembra los creó; entonces, también Dios posee una imagen masculina y femina.

Apreciemos cómo lo plantea la IDDSMM:

Gn. 1:26-27 『Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; […] Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.』

El versículo anterior dice que Dios tiene dos imágenes: masculina y femenina. Hasta ahora, hemos llamado “Padre” a la imagen masculina de Dios. ¿Cómo, pues, llamaremos a la imagen femenina de Dios? Desde luego, la llamaremos “Madre”. Es por esta razón que Dios dijo “hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”.

La palabra “hagamos” está en plural. “Elohim” en hebreo es una forma plural de la palabra “Dios”, y significa “Dioses”. Por lo tanto, “hagamos” en Génesis, se refiere a Dios Padre y Dios Madre. Algunos dicen que la palabra “hagamos” indica a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Si lo que dicen fuera cierto, debería haber tres clases de personas en el mundo: a imagen de Dios Padre, a imagen de Dios Hijo y a imagen de Dios Espíritu Santo. Pero en esta tierra hay tan solo dos clases de personas: hombres y mujeres. Por lo tanto, los Dioses en Génesis 1:26 se refieren al Dios de imagen masculina y al Dios de imagen femenina, que son Dios Padre y Dios Madre. (http://espanol.watv.org/truth/truth_life/content_mother.asp).

Por supuesto, esto es un grave error ya que confunde los grados de perfección del ser entre Dios y el hombre. Esto quiere decir que si admitimos que Dios es Dios lo es en cuanto superioridad y perfección. Frente a esto, si nos preguntásemos ¿quién es mayor que Dios o hay algo más que Dios? La respuesta sería circular: otro Dios o Dios. Por lo tanto, más allá de nuestra idea de Dios, simplemente no existe nada que podemos imaginar y a esta sumas de perfecciones le denominamos Dios. Por lo tanto, ¿cómo es posible que si Dios siendo superior y perfecto necesite ser masculino y femenino?

Pensemos un poquito más, ¿el ser masculino y femenino es lo más perfecto? Si lo examinamos mejor, la respuesta es NO. Porque el ser masculino o femenino nos conlleva a necesitar del opuesto para encontrar la unidad y, en este sentido, siempre las culturas antiguas han mantenido esta idea de la unidad y complementariedad de los sexos: para los judios, antes de ser femenino y masculino era un solo ser; para Platón, también era un sólo ser asexuado; y, para nosotros, Eva fue formada de la costilla (parte de Adán) para que lo dos formen una sola carne. Entonces, ¿Dios para ser Dios necesitaría ser masculino y femenino? Simplemente NO, por lo menos, nuestro Dios -desde la perspectiva judeo cristiano- NO. Al menos que estemos hablando de dioses paganos o herejías del tipo gnóstica.

Y, finalmente, en tercer lugar, la gravedad es teológica. En este sentido, si hoy en día aceptamos la Biblia como la Palabra de Dios, lo es porque partimos de una tradición cristiana. Esto quiere decir que el cristianismo forma parte de nuestra cultura y, por lo tanto, el fundamento religioso es la figura de Jesus Cristo y sus enseñanzas que vienen siendo transmitidas hasta el día de hoy por la Iglesia, su Iglesia.

Por supuesto, la IDDSMM utiliza también la Biblia, sin embargo, utiliza pocas veces los evangelios, ¿se han preguntado por qué? La respuesta es determinante, porque Jesús -figura en quién nace el cristianismo- nunca dirá tales cosas como una dios madre. Más bien todo lo contrario, siempre reconocerá a Dios como su Padre (Juan 14:21, Juan 1:18, Juan 14:2, Mateo 26:53, Juan 17:24, Juan 10:28-30, Juan 14:23). En todo caso, si realmente existiera dicha figura femenina de Dios, ¿por qué Jesús nunca nos habló de ella?, ¿Es que la enseñanza de la dios madre es una enseñanza nueva o secreta?, ¿Es que es una enseñanza que ni siquiera los primeros cristianos y muchos otros a lo largo de los siglo han desconocido?… ¿es posible creer en esto?

Para responder a esto, revisemos los concilios ecuménicos para darnos cuenta que ninguno afirmará la existencia de una dios femenina o madre.  Finalmente, solo me queda advertir que investiguemos un poco más y no nos dejemos embaucar por ideas tan descabelladas con éstas.

Atte. El Profe Charly

Anuncios

Acerca de El Profe Charly

Docente de Filosofía, emprendedor social, blogger e investigador.
Esta entrada fue publicada en Crítica y Opinión, Sapere Aude y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s