Antes de mirar la paja en el ojo ajeno, quitemos -primero- nuestro tronco.

Frente a la reunión de PPK y Keiko junto a Cipriani como intermediario, las críticas hacia PPK no se han hecho esperar. Desde pusilánime a payaso son calificativos que se le brinda. No obstante, como estudiante de filosofía me cuestiono si es que los cultivamos ésta disciplina tenemos derecho a criticar duramente a PPK, especialmente porque brillan por su ausencia los filósofos y su accionar en el ámbito político, al menos que sepamos que hay algún congresista filósofo en el congreso o en el círculo íntimo de los líderes en los partidos.

Es cierto que es vergonzoso lo que ha ocurrido y la fotografía lo dice todo. Keiko sentada tan cómoda -como si fuera su casa- al igual que Cipriani y PPK entre los dos -como si él fuera menos importante- en una simple silla. En realidad, no hay mucho qué decir, total quien fue a negociar es PPK, no Keiko. En este caso, se entiende la actitud de él, al menos que otro ya lo haya experimentado como para darnos una muestra de cuán diferente pueda ser un escensario distinto bajo las mismas circunstancias.

(Ojo: Esta fotografía es un meme, no he podido encontrar la original, no obstante, deja -igualmente- mucho que decir, pero esto es otro tema).

Por otro lado, ¿a qué se debe la fuerza del fujimorismo? La respuesta es obvia: Fujimori acabó con el terrorismo. Y aquí no es importante si lo fué en realidad o no, sino más bien lo que en las mentes del colectivo o electores existe. Y para muchos así fue. Es así que es comprensible ese alto grado de popularidad y respaldo popular que tiene Keiko, hija de aquel que acabó con el terrorismo.

Ahora, me pregunto ¿qué pueden decir los de filosofía al respecto? Para mí, muy poco. Y es que debemos recordar que parte de la filosofía, como la marxista-leninista, etc., es la que fundamentaba esto que conocimos como terrorismo y que muchos -aunque algunos no estuvieron de acuerdo con Sendero Luminoso y MRTA- eran seguidores. Y, es que la lucha era ideológica, pero al parecer muy poco se criticó al respecto, tanto así para criticar a la propia crítica marxista y sus posibles consecuencias como el terrorismo. En este caso, no fueron los filósofos y la filosofía quien acabó con tales y si lo fue -porque cabría la posibilidad- en la mente de los peruanos no fue la filosofía, sino Fujimori. Entonces ¿habría que criticar tanto a PPK y su actitud frente a Keiko, cuando más bien nosotros ni podemos hacerle frente? 

Esto es especialmente interesante, porque en la caza de brujas por parte de la dictadura fujimontesinista para tener el control a través de sus métodos ya conocidos muy pocos filósofos le hicieron frente. Al menos, que quisieran hacerlo desde fuera del país o dedicarse a filosofar de otras cosas menos de dicha dictadura. Entonces, ¿hay que tirarle tanto barro cuando nosotros no hemos sido capaces de enfrentar ese gran monstruo?

Atte. El Profe Charly

Anuncios

Acerca de El Profe Charly

Docente de Filosofía, emprendedor social, blogger e investigador.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s